Visita a Cluj-Napoca. Universidad de Arte y Diseño.

883A27AA-FBBC-47D9-9F34-54B6C2EDF0324781d3e8-f234-44b3-8506-25178f64b603.pngComenzaré con una entrada que instará a muchos a realizar este viaje pero sin antes advertir de la necesidad de unos condicionantes que podrían frustrar a más de uno debido al papeleo requerido además de la necesidad de convencer a las Universidades destino extranjeras de que tu visita podría tener algún provecho para ellos así como para uno mismo, ya que, debo imaginar, estas visitas deben acarrear molestias para los huéspedes.

Así insto y sugiero que de haber especial interés en visitar una Universidad muy concreta creo que sería necesario ofrecer un proyecto de alguna índole que satisfaga tanto interés propio, de nuestra escuela y necesariamente de la escuela de destino, de lo contrario podríamos obtener la negativa o , peor aún, la no respuesta.

Una vez superada esta fase y la ya mencionada del papeleo podemos concentrarnos en el viaje y visita.

Tras una llegada nocturna y tardía al aeropuerto de Cluj-Napoca, fuimos recibidos amablemente por un miembro de la Universidad local y conducidos hasta nuestro hotel en la ciudad.

Amaneciendo el primer lunes de nuestra visita en Cluj me dirijo a la oficina de la coordinadora Erasmus, la cual nos tenía preparados una visita a una especie de pabellón en medio de un parque. El pabellón resulta ser el departamento de pintura de la Universidad, con dependencias tanto para profesores como para alumnado, dando la sensación de aútonomo. En la sala de profesores nos informamos sobre el plan de estudios universitarios y recibo respuestas sobre cómo el sistema universitario acoge las enseñanzas medias en Rumanía. Una vez este pequeño intercambio de impresiones, procedemos a terminar la visita del pabellón deambulando a través de la zona de trabajo de los alumnos.

Sabido que las especialidades tenían su propio edificio nos dirigimos al de Diseño que como nos informaron tenían unificadas todas las especialidades, no pudimos ver trabajo de alumnos pero en cambio sí fuimos informados sobre la actual situación del alumnado de diseño y sus salidas actuales en Rumanía, relatados maravillosamente por una miembro senior del departamento de diseño.

 

Fin entrada día 1

 

El martes lluvioso no impide que nos acerquemos al departamento de escultura, moda y textil. Debemos desplazarnos en autobús para llegar a unas grandes instalaciones dónde poseen espacios para escultura, bronce, modelado, modelización, forja, vidrio soplado, trabajos textiles y moda. Los encargados de cada sección nos recibieron y mostraron las dependencias de las que ellos eran responsables, unas veces hablando en italiano y otras en inglés, con un gran entusiasmo.

Me llamó la atención especialmente las sección de moda por su intento de normalizar su actividad docente y de proyecto, trabajando estrechamente con volumen y escultura, poseen a la par que escultura unas buenas instalaciones, al menos en espacio. Las posibilidades de desarrollo para los alumnos matriculados que puedan entrelazar  enseñanzas de volumen y moda me pareció muy acertado.

Manifestaron que estaban trabajando para un desfile de moda en combinación con la universidad de Bucarest, por ello estaban ajetreados por esta fecha. Los profesores trabajaban, aparentemente, muy estrechamente con el alumnado o esa imagen al menos  se me ofreció.

fin entrada día 2

8941C1F6-ECFE-4395-B60E-95D15EBDFCE5

Fui sorprendido por una visita a la mina de sal de Turda. La altura, la humedad, la magnitud sobrecogedora del entorno y sus grandes volúmenes vacíos demuestran que no dejan indiferente al más reacio, no en vano es uno de los espacios más visitados de Rumanía.

El desarrollo tipológico del espacio como atracción lúdica no hacen más que colmar los intereses de jóvenes y mayores. Así podemos ver el espacio con entretenimiento de barcas, bolos, norias, etc… además de cierto diseño organicista en madera, en las zonas de descanso.

fin entrada día 3

EA77C62E-7C2F-4FF2-9750-92D4148D748C

¿Es la burocracia un mal necesario? No estaría de acuerdo Weber, pero pasé parte de la mañana dedicado a esto en la oficina Erasmus para más papeleo, el resto de la mañana quedó para la visita de dos pequeños museos, uno costumbrista y el otro un museo otrora una farmacia que almacenaba infinidad de utensilios y enseres de la profesión.

¿Qué sentido tiene una farmacia-museo? Sencillo. El auge de Cluj se debió a la concentración de farmacias que hizo descollar a la ciudad y aquí han mantenido una como vestigio de aquella gloria pasada.

Recibo la encomienda esta tarde de aconsejar en primera persona sobre las bondades y virtudes de la Mateo Inurria a un grupo de alumnos del primer curso que muestran interés en realizar estudios en Córdoba y con esto termino mis obligaciones por este día.

fin entrada día 4

3DBFE785-4DFB-475A-9B01-51B71933640C

De maravilloso parque botánico goza esta ciudad, que te introduce en un verdadero bosque leñoso y abundante sombra con serpenteantes arroyos y rocas como huevos de dragón.

Terminé el día comiendo en un restaurante con mis anfitriones de la oficina Erasmus y despidiéndonos.

Fin entrada día 5

 

 

Anuncios

Preparados, listos….¡YA!

Hola, esta es mi primera entrada en el Blog de Erasmus+. En unos días pondré el pie en Suiza y comenzaré mi experiencia con mucha ilusión. Como estudiante ya disfruté de esta beca y ahora lo voy  hacer como profesora, con otro bagaje y otros objetivos en mente, como el de enriquecer mi labor profesional, ver y aprender de otras prácticas educativas, de otros espacios y la que nunca se pierde, sumar experiencias vitales. En cuanto esté allí seguiré contando.

Vila Necchi Campiglio (más de arquitectura y cine)

Transcurre la semana entre correcciones y visitas. Después de asistir a una corrección de proyectos de escenografía de segundo curso, aprovecho un pomeriggio para visitar la conocida Vila Necchi (via Mozart, 14), no muy lejos del IED, se puede ir andando desde allí. La casa perteneció a la familia Nechi Campiglio, exponentes de la burguesía industrial lombarda desde principios del siglo XX. La casa me parecía haberla visto en una película. Pregunté a la guía (tuve suerte de ser el único visitante y hacer una visita personalizada) y efectivamente la casa fue el escenario de una película titulada Io sono el amore (2009) y tal vez por algunos planos en los que el espacio es protagonista merezca la pena verla.

En esta casa intervienen dos arquitectos: en un primer lugar, la familia Necchi encarga el proyecto al arquitecto milanés Piero Portaluppi que construye el edificio entre 1932 y 1935. Portaluppi fue un arquitecto racionalista ligado al movimiento fascista que realiza un soberbio ejercicio de contención y sencillez en este proyecto. La casa aúna cierto “encanto de la burguesía” y una austeridad propia del diseño centroeuropeo de inicios de siglo XX (pavimentos de linóleo para las zonas de servicio, moderno baños, diseño integro de mobiliario, una especie de loggia o terraza acristalada con vistas al jardín separadas de la vivienda por unas pesadas puertas metálicas que aseguran la vulnerabilidad…). El cuidadoso empleo de revestimientos interiores recuerda a algunos interiores de Adolf Loos.

A partir de 1938, el otro arquitecto que interviene en la villa es  Tomaso Buzzi. Su intervención en cierta medida supone un retroceso, una vuelta a otra Italia, clásica y renacentista. Este cambio o vuelta hacia se hace más comprensible al finalizar la segunda guerra mundial, dado que lo moderno se asociaba al fascismo, al racionalismo que se desarrolla en durante la época de Mussolini.

La villa se abre al público en 2008, después de que una de las hermanas Necchi done la casa al FAI (Fondo Ambiente Italiano). Además de por el edificio y sus exteriores, merece la pena la visita por la interesante colección de arte que contiene, prácticamente una representación de todo el siglo XX italiano (Sironi, De Chirico, Carrà, Morandi…). La mayor parte de estas obras fueron donadas por la galerista Claudia Gian Ferrari, gran amiga  de la familia Nechi Campiglio.

Arquitecturas egoístas

El miércoles 18 de enero doy una charla a los alumnos de Diseño de interiores que titulo Architetture egoistiche. En ella, les hablo de algunos aspectos que tienen que ver con la “tiranía del diseño”. Decido dividir la charla en dos partes, hablo por un lado del “arquitecto egoísta”, es decir, del diseñador que impone su criterio sobre el deseo del cliente como ya tratara Adolf  Loos en su artículo “De un pobre hombre rico” (en el describía de la infelicidad del usuario que tenía que pedir consejo a su arquitecto para realizar cualquier cambio en su casa, incluso la indumentaria que debía usar para que armonizara con el diseño de su vivienda). Por otro lado, hablaba de los usuarios egoístas, de aquellos que como el escritor Thomas Bernhard quería vivir en soledad en 4 casas diseñadas y rehabilitadas por él mismo.  Y comparaba a este escritor austríaco con el italiano Curzio Malaparte que construye su propia casa con la intención de que fuera una casa “como él” (una casa comme me, decía Malaparte).

Casas para usuarios egoístas a la manera en que el arquitecto alemán Mies van der Rohe ideaba su proyecto ideal de Casas patio, casas para solteros intelectuales que necesitaban de cuando en cuando retirarse del mundo. Casas, también, para usuarios algo caprichosos que usaban las habitaciones para un uso exclusivo o desligado de la nomenclatura a la que estamos acostumbrados (un dormitorio es el lugar donde se duerme, un comedor el lugar donde se come, etc.) como proponía en su libro Especies de espacios George Perec. Una habitación donde montar en bicicleta en un interior, como prefería Bernhard, o en la terraza al sole, como hacía Malaparte. Aquella misma terraza donde se bronceaba Brigit Bardot en la película Le mephris dirigida por Godard.

Como un libro abierto

Mi primer día en el IED coincide con la inauguración de la exposición Como un libro abierto sobre la obra del diseñador mexicano Ricardo Salas, a quien tuve la oportunidad de conocer. La exposición curada por el propio Salas ha viajado por México, Madrid y ahora llega a Milán. Salas se ha ocupado del montaje de la exposición. El catálogo de exposición contiene, entre otros, un interesante texto filósofo español Francisco Jarauta  titulado “El atelier del diseñador”.

Durante la semana intervengo en diversas correcciones de proyectos de  alumnos de segundo y tercer curso del grado de Diseño de Interiores. Los alumnos de tercer curso realizan un proyecto en la ciudad de Como para una futura sede del hotel Ostello Bello, una referencia en el negocio hotelero. Ostello Bello fue fundado por tres amigos que quisieron llevar a su negocio aquello que habían aprendido después de haber dado la vuelta al mundo. Actualmente cuenta con dos sedes en Milan, una en Como y tres en Birmania.

Por las mañanas acudo al IED, por las tardes me queda tiempo libre para visitar la ciudad y algunas exposiciones. Una de mis primeras visitas fue a la Fundación Prada situada en una antigua destilería de 1910 situada al sur de la ciudad, junto a las vías del tren. El conjunto ha sido rehabilitado por el arquitecto holandés Rem Koolhaas y su equipo OMA.

Me parece de gran interés las distintas formas de aproximación a un edificio industrial, “una fundación que se propone como una colección de espacios arquitectónicos” donde conviven siete edificios existentes con tres edificios nuevos (un pabellón para exposiciones, un cine, una torre). Llama la atención el revestimiento empleado en las nuevas piezas de espuma de aluminio y, sobre todo, la denominada “casa encantada”: una estructura vertical revestida de láminas de oro. Una de las piezas más significativas que contrasta con los tonos grises del conjunto y que confieren un poco de color a la periferia en la que se inserta. Según Minuccia Prada –nieta del fundador y la promotora de la fundación– de  esta pieza dorada trata de “dar  importancia a algo muy modesto”.

La fundación combina exposiciones temporales con exposiciones permanentes de artistas como Thomas Demand, Dan Flavin, Robert Goser o Louis Bourgeois. Antes de salir de la Fundación, hago una visita al ‘Bar Luce’,  diseñado por el director de cine Wes Anderson. Es inconfundible la estética del creador del El gran Hotel Budapest. Me suele ocurrir (inevitable quizá por deformación profesional): mi curiosidad suele atender más al continente que al contenido.

IED Milán

La beca ‘Erasmus+’ para profesores que convoca la Escuela Mateo Inurria me ha permitido realizar una estancia de una semana como Teacher training en el IED de Milán durante el mes de enero de 2017.

Este año, como profesor de Proyectos en los ciclos de ‘Proyectos de Decoración y dirección de obra’ y de ‘Arquitectura efímera’, decidí apostar por Milán como una ciudad propicia para aprender aspectos que conciernen a la arquitectura efímera y al espacio expositivo, dada la larga tradición que la ciudad tiene como organizadora de eventos (Il salone dil mobile, la Trienale di Milano o la semana de la Moda, son alguno de ellos). En cierto modo, el diseño está ligado al fuerte tejido industrial que se desarrolla en la región de la Lombardia desde el siglo XIX. El IED –Istituto Europeo di Design– fue fundado en 1966 por Francesco Morelli como una escuela de diseño ligada a la empresa.

El IED es hoy una red internacional de escuelas (13 sedes repartidas entre Italia, España, Brasil y China) centrada en el diseño y la creatividad. Entre otros, ofrece cursos especializados en Diseño de Interiores, Diseño de Moda, Diseño de Producto, Diseño Gráfico  o Comunicación visual.

Así como de París se dice que es la ciudad de la moda, Milán se postula como “la capital mundial del diseño”. El diseño ha resultado un reclamo para la ciudad, y así lo cuenta la revista Ronda que edita la compañía aérea Iberia. Este mes de enero, dedicada precisamente a Milán; una de las azafatas del vuelo que me llevaría de Málaga al aeropuerto de Malpensa, me regala un ejemplar en el que son entrevistados alguno de los alumnos que encontraría días después en el IED.

17th of May!

The day of Norway!

17th of May is the day that Norway became independent and they make such a HUGE celebration!

In Oslo ALL the schools go to meet the Royal family at the palace in Karl Johans street with thousands of norwegian flags!

a024cb4f-a521-470f-87b4-45d506513da8

And of course, they are wearing traditional norwegian clothes!

82dd7047-3f7f-493f-a141-3b8adf300ae6.jpg

Aren’t they beautiful?

Also, this day there is no rules for food! You can eat whatever you what whenever you want!!

Everyone enjoys this day, not only norwegians!

This was one of the best celebrations I have ever seen. I will come again next year!