S.O.S pandemia en el ERASMUS

Sí, en mi año un chino se comió un murciélago y la lió una mijilla. Y bueno, nos confinamos todos los erasmus y vimos como lo que podría ser una típica experiencia erasmus se convirtió en un imparable huracán emocional. Era mi año, en el que esperaba empaparme de la cultura portuguesa y aprovechar al máximo los recursos que me proporcionaba la ESAD de Matosinhos y, por supuesto, la ciudad.

A pesar de todo lo que hemos vivido en estos meses de altibajos en los que sentía mi corazón tanto aquí como allí pienso que he crecido mucho, que he creado una familia con los que han sido mis compañeros y únicas personas que prácticamente veía en el día, por lo del chino, ya sabéis. Bueno, a lo que íbamos, la ciudad es una maravilla, es acogedora como su gente, tiene muchos rincones en los que perderse, parques para recorrer y atardeceres para admirar.

Por otro lado, he tenido la suerte de toparme con gente maravillosa en la Escuela de Arte, tanto mis compañeros como mis profesores, he tenido un buen ambiente de trabajo y he sentido por su parte bastante feedback.

En definitiva, Oporto es un buen destino para ir de erasmus, tanto es así que, pese a todo lo que ha pasado, pienso probablemente prolongar mi estancia este verano para comerme algún que otro pastel de nata a la vera del río y perderme por los recovecos que me brinda la ciudad invicta.

Y para vuestro deleite aquí os dejo algunas imágenes de este bonito lugar:

Toma de contacto Oporto

Buenas a todes, en esta primera entrada me gustaría mostrar que tal fue mi primera toma de contacto en Porto. Por ello, sin más dilación, voy a ello.

Vale, pues la verdad que no me imaginaba como podría ser mi estancia aquí, aunque en el fondo me imaginaba muchas cosas. La contrariedad del asunto es típica y normal, no sabes que te esperas pero te imaginas muchas cosas… Aunque nada más lejos de la realidad, pasamos por lo típico. Para empezar recomiendo, si vas a hacer Erasmus, que allá donde vayas lo hagas con una semanita de antelación antes de empezar las clases, obvio, ¿no? Pues tienes que hacerte un poco a tu ciudad, visitar lugares con tranquilidad y sobre todo, romper el hielo.

Hablando un poco de Porto, es una ciudad encantadora, brutal y flipante, preciosa de arriba a abajo, llena de lugares increíbles escondidos puesto que, como era de esperar al estar tan cerca de Galicia, el tiempo no acompaña mucho a estar en la calle (excepto cuando hace bueno, claro). Llueve mucho, si, pero no te preocupes, la lluvia no es un freno para poder salir y disfrutar de los bares y quedar con los amigues. Al contrario.

Por otro lado, la escuela de arte de Matosinhos está un poco alejada de centro histórico, pero no desesperes, puedes probar a vivir en el centro puesto que las comunicaciones son muy buenas, en su defecto el metro de Porto. A sí mismo, la escuela cuenta con numerosos recursos puesto que se trata de una escuela privada. En ella hay un ambiente muy bueno, tanto con el profesorado como con los compañeros, muchos Erasmus de todas partes de Europa vienen a esta ciudad para vivir una experiencia inolvidable. En total somos más de 30 erasmus de todas partes, pese a que otros años han llegado a los 60, pero tuvieron que cortar el grifo. E de decir que la escuela funciona muy bien y cuadriculada. Teniendo todo el profesorado la plataforma virtual de Classroom debidamente activa donde puedes acudir sin problemas y saber que hacer.

El estudio de fotografía es una maravilla, tienen muchos medios, y no solo aquí. También cuetan con un estudio de grabación de sonido, otro para fotografía de producto, taller de serigrafía, e incluso una impresora de risografía. Sorprendente, ¿verdad?

Bueno, pues aquí os dejo este pequeño adelanto que más tarde completaré para que podáis saber un poquito más de esta pequeña/gran ciudad.

=D