Parte 3. Hola Budapest, hola MCCann.

El día 4 de febrero aterricé en Budapest con un vuelo directo desde Málaga, dos días después fui por primera vez a la oficina. Judit de recuersos humanos estuve presentándome a la gente que trabaja en la oficina que son más de 50 nombres y algunos que no había escuchado nunca.

Mi adaptación a la empresa fue más rápida de la esperada, resolvía bien los primeros brief que me mandaron. Los compañeros del departamento creativo me acogieron bastante bien. El horario es bastante ligero ya que al dividir 300 horas entre 4 meses, en lugar de los 3, se quedaba en un total de 20 horas semanales. A veces por causas de la producción o decisión propia hacía más horas al día, que podría acumular para coger días libres en el caso de que quiera viajar o cualquier cosa.

En cuanto a la ciudad, siempre me gusta andurrear sin tener ni idea los primeros días, y luego más tarde descubrir que son las cosas que me he encontrado, por ejemplo haciendo un Free Tour que no son «free» del todo, acabé haciéndome amigo de algunos guías españoles y me comentaron que tienen que pagar a la empresa una cierta cantidad por cada turista que hace el tour con ellos, y en algunos casos se les podía juntar grupos de estudiantes que no aportaban ni siquiera ese mínimo lo cual era una faena para ellos. Así que la próxima vez que hagáis uno de estos tours no seáis unos ratillas. Budapest es una ciudad que gran riqueza arquitectónica e histórica. Si eres nuevo en la ciudad o turista se te nota porque siempre vas mirando hacia arriba. Cualquier edificio irrelevante tiene fachadas de estilo neo-renacentista o neo-barroco. De la historia también te hablan en los Free Tours. Budapest es también una ciudad bastante cinematográfica, es más, una compañera de oficina había hecho de extra en la película «Inferno» de Tom Hanks y de doble de manos de una actriz principal en «The Martian».

Finalmente, en cuanto al ambiente de fiesta y ocio, hay para todos los gustos. Hay sitios en pleno centro llamados ruin bars o bares de ruinas que son enormes y tienen salas con diferentes estilos de música. También tienen unos bares con salas de cine en su interior, como puede ser Bem Mozi, donde proyectan películas en versión original a precio económico, tanto las entradas, como la cerveza y las palomitas.

¡Eso es todo por ahora!, os dejo por aquí unas fotillos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s